7 de marzo de 2009

Una de Neruda

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.
.
Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
Déjame que me calle con el silencio tuyo.
.
Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

1 comentario:

-=Mantxi=- dijo...

Me he tomado la 'libertad' de quitar un par de estrofas y dejar las que me gustan.
El primer día que leí algo de este poema no fue más que la primera estrofa y a pesar de no saber lo que significaba me dio un escalofrío y tuve que buscar el resto :o
Joer, la primera me encanta!

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.