22 de julio de 2009

Aerogel

Imaginaos un gel, como el de la ducha por ejemplo. Ahora a ese gel quitadle todo el líquido que contiene y cambiadlo por gas. Voilá, ya tenemos nuestro aerogel (también conocido como humo azul, humo helado o humo sólido). No tengo ni idea de cómo se puede hacer eso, pero al hacerlo conseguimos el sólido menos denso que existe. En las imágenes puede parecer una especie de humo fantasmagórico, pero en realidad es sólido, tiene forma y esta no cambia (a menos que le demos un golpe o lo sometamos a cualquier fuerza).

El aerogel tiene una densidad de 3 kg/m3, mil veces menos que el vidrio y menos de tres veces más que el aire. En realidad hay diferentes tipos de aerogel (de silicio, carbono y aluminio por ejemplo) y sus densidades varían llegando algunos tipos incluso a igual la densidad del aire, como es el caso de algunos aerogeles de silicio.

Al tacto es algo parecido a la espuma. Que esto no nos confunda, el aerogel es algo sólido, rígido y seco a pesar de todo.

Además de esa propiedad que lo hace ultraligero, el aerogel es un magnífico aislante térmico. Esto se debe a que está prácticamente hecho de gas y los gases no son buenos conductores de calor.

También es un material muy resistente ya que puede aguantar más de 1000 veces su peso (como se puede ver en una de las imágenes que puse ayer) aunque también es muy frágil. Si presionamos con el dedo podemos causar una deformación permanente y si apretamos más fuerte podríamos romperlo en pedazos (como pasa con el vidrio, por ejemplo).

Su color varía dependiendo del color/tono del sitio en el que estemos. Con fondos oscuros tendrá un color azulado, mientras que en fondos más claros parecerá de un tono más amarillos. La explicación de esto último es la misma que para explicar el color del cielo dependiendo del momento del día. Como sé que me iría por las ramas si empezara con eso, dejo para mañana o pasado esa explicación :)

¿Y para qué se usa el aerogel? Pues sobre todo como aislante térmico en edificios y estructuras, pero también en la construcción de supercondensadores eléctricos, raquetas de tenis, en varios proyectos de la NASA (dicho así suena más 'pro', pero en realidad lo usan también como aislante, entre otras cosas) y... para provocar desorden en algunos superfluidos (tachán-tachán, prometo que la entrada sobre superfluidos está cerca).

Y eso es todo por hoy sobre este increíble material, espero no haberos aburrido mucho con la chapada :)

2 comentarios:

Leeber dijo...

Muy interesante!
La verdad es que da hasta miedo. Todo lo que está entre dos mundos o dos términos da miedo a la gente.
Por ejemplo: Las doce de la madrugada, el número 0 o La Veneno.

mantxi dijo...

Las doce de la madrugada también me da miedo a mi, malditos gremlins!