10 de marzo de 2010

Lechuga

Había alguien que decía "entre col y col, lechuga". Y a mi las lechugas me las pillan fácil, aunque me esconda detrás de una camiseta con un salmón (¿o era besugo? no sé, pero a mi me encanta la camiseta) y un jersey con cuello en pico (esto ya no tanto, pero creo que me he acostumbrado).

(Hay que ver cómo me gusta poner paréntesis).

Y luego te escondes en tu bufanda de seda y me miras y yo me alegro de poder tomarnos un cola cao (yo no, que no me he dado cuenta de cuando hace frío es mejor tomar algo caliente) y charlar tranquilamente incluso de mensajes extraviados.

Hay que ver.

P.D: el pez de la camiseta se llama Klaus.
P.P.D: esta entrada me recuerda mucho a otro blog que leo aunque no comente, uno sobre letras verdes y cosas así. Me gusta escribir así también a veces.
P.P.P.D: A veces me entran ganas de escribir la frase "a veces" así: "habeces". Pero a propósito ¿eh? Pero luego pienso "no, no, que a la gente le sangrará los ojos". No sé, me gusta esa aberración de palabra. Habeces me pasa.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

ummm, pequeño padovan (lease igual que suena) aun te queda te queda para ser parecido a las letras verdes... aunque con lo de los paréntesis no vas mal encaminado (ni con las metáforas tampoco)

pd: lo de habeces es una aberración sin fin... peor que poner varato con v... y no digo más...

mua!

Fer dijo...

¡Estás enamorado! :-)

mantxi dijo...

Lo estoy, de mucha gente y de muchas cosas.

Pero no, esta entrada no era por eso (quizás unos vestigios de lo que fue tienen algo que ver), sino que fue por una sensación tipo "me siento bien por lo que he hecho hoy".

Toma geroma.