26 de octubre de 2009

Viajando en el tiempo

Ayer fue un día feliz: viajé en el tiempo. A eso de las 13:25, mientras paseaba por la calle, resultó que en realidad eran las 12:25 otra vez. ¡Tachán! Así, por arte de magia, y solo cambiando la hora de mi reloj hice que de verdad fueran de nuevo las 12:25.

Menos mal que ocurrió un domingo. Estos viajes en el tiempo tienen que ser un poco más problemáticos si se dan un lunes... no me imagino llegando a clase a las 8 para viajar hasta las 7 y esperar otra hora más a que abran la universidad :S

Pero bueno, que viajar un domingo mola, la mañana dio más de sí =)

Por cierto, que el día en el que se atrasa el reloj una hora es el único día del año con 25 horas, que son exactamente 1500 minutos ó 90000 segundos. Unos números más bonitos que los habituales 24/1440/86400.

2 comentarios:

mantxi dijo...

Vaya entrada más rara me ha salido :S

Anónimo dijo...

yo sé de gente que ayer llegó una hora antes al trabajo

ojo, yo no.. yo también viaje en el tiempo a eso de la 1/12

besos
elena