17 de agosto de 2009

Curiosidad

Ultimamente he oído mucho las frases del tipo "tal cosa te gustaría", (y hay que admitir que quien me lo dice acierta casi siempre) y ha sido esta mañana mientras leía "El hombre que confundió a su mujer con un sombrero" cuando me he puesto a pensar en ello.

Hay muchas cosas que me gustan, de todos los temas, y luego hay otros temas que no llaman mi atención (probablemente porque nunca he intentado interesarme en ello). Y yo me pregunto: ¿cómo es posible que algo que me parezca tan interesante, como por ejemplo las propiedades del material menos denso del mundo o las curiosidades sobre matemáticas o el efecto doppler, no interese a otra gente? ¿Acaso hay quien no siente curiosidad por ciertos temas? ¿No quieren saber, entender, explicar?

Cuando veo un vídeo en el que pasa algo sorprendente (aquí otro y otro), lo primero que hago después de dejar de quedarme boquiabierto es investigar para saber qué ha ocurrido y por qué. La magia es muy bonita, me gusta ir al circo, ver sacar conejos de la chistera del mago y maravillarme como si tuviera 4 años, pero en estos temas me gusta intentar deducir y en caso de no conseguirlo buscar, investigar y entender.

Curiosidad, Sed de conocimiento (no he podido evitar poner esas imágenes, han sido mucho años).

¿De qué depende todo? ¿Por qué a mi me gusta esto y a ti eso otro? ¿Por qué a mi eso otro no me hace que quiera leerme la wikipedia entera para entenderlo? Aunque en realidad debería decir ¿por qué estoy casi seguro de que en realidad eso sí que me haría leerme la wikipedia entera, y también eso otro, y eso, y aquello también? Y la verdadera razón de esta entrada es la pregunta ¿y por qué a ti no?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

umm
pues la verdad que yo tampoco sé porque algunos pueden ver la realidad de un color y otros de muchos, porque hay gente que puede vivir sólo de las cosas que ve y otros tienen que crear otros mundos...

es que somos distintos para muchas cosas... ¿por qué? no sé, así tiene más gracia.

un beso /muxu/ peton

elena

Anónimo dijo...

Supongo que el hecho de ser más o menos curioso depende de la naturaleza de cada persona
y de su personalidad. Así como unas personas son más abiertas y otras más tímidas, unas
más fuertes y otras más débiles, hay personas más curiosas que otras. Creo que se parte
de esa base, por la que uno tiene una mayor presdisposición por la curiosidad y después se
ve influido por la educación o la vida que ha tenido. Una persona a la que le hayan
inculcado una serie de valores y le hayan enseñado a apreciar el conocimiento y a
valorarlo como una cosa positiva e interesante, sentirá mayor curiosidad por aprender
y entender las cosas a su alrededor.
De cualquier forma, me decanto por la naturaleza de cada uno, porque si no se es de por sí
una persona con una personalidad abierta a adquirir conocimientos, no creo que por mucho
que te lo intenten inculcar se consigan mayores resultados que una persona que sí sea
curiosa pero no le hayan educado de esa forma.
Respecto a la pregunta que haces, "¿No quieren saber, entender, explicar?", mi opinión
es rotunda: no. Después de toda la parrafada que he escrito he de decir que creo que
existen pocas personas que sientan lo mismo que tú en este sentido. Creeme
que yo también he pensado muchas veces exactamente lo mismo que tú has escrito y me he
preguntado cómo es que yo tengo tantas ganas de saber y de aprender cosas de todo tipo
y las personas que me rodean no. Supongo que somos diferentes también en eso.
Un beso

mantxi dijo...

Y ahora la curiosidad me hace preguntarme por qué a la gente le gusta tanto vivir en el anonimato :P

Yo también he pensado que quizá una de las razones por las que somos tan diferentes es, entre otras cosas, por la educación que hemos recibido (tanto en casa como fuera de ella). Si desde pequeño a tu alrededor hay un ambiente cinéfilo (por poner un ejemplo), es muy probable que a ti acabe gustándote también el cine y disfrutes haciendo eso que haces desde siempre. Y lo mismo para el resto.

Respecto a la naturaleza de cada uno... iba a decir que estoy de acuerdo con ello, pero tras pensar un poco he pensado que a lo mejor lo que nos hace curiosos no es nuestra naturaleza, sino nuestro entorno (lo que nos lleva al párrafo anterior). ¿O se nace curioso? Uhm...

Un saludo y gracias por el comentario a ambos =)

mariasun dijo...

Yo supongo que los genes influyen mucho (será que a mi me influye mi profesión), pero también creo que el mundo del que te rodeas es importante, incluso más que los genes. La inteligencia y la cultura también influye, cuanto más sabes más quieres saber... Qué profundo!
La curiosidad nace con nosotros, y algunos la cultivan más que otros