28 de octubre de 2008

¿Perro o lobo?

Un perro esquimal va corriendo por el bosque cuando de pronto ve que un lobo corre junto a él. El lobo está tan flaco que se le ven las costillas mientras que el perro está sano y lustroso. El lobo le pregunta al perro “¿Como es que no pasas hambre si este año los alces están tardando mucho en llegar y el invierno parece que no se acaba nunca?”. El perro le contesta “Vivo con unos hombres que me dan toda la comida que quiero. Si tienes hambre ven conmigo que voy hacia allí.” El lobo lo mira y le pregunta “¿Que es eso que llevas en el cuello?” “Es un collar. Al acabar de comer me atan”. Cuando el perro vuelve mirar, se da cuenta que corre solo.

¿Qué harías tú? ¿Elegirías el camino del perro o el del lobo? Si decides ser el lobo puedes hacer practicamente lo que quieras en el momento que quieras pero te sentirás vacío por dentro muchas veces. ¿Merece la pena esa libertad? Sin embargo, si eliges el camino del perro tendrás tus 'obligaciones', momentos que no podrás evitar te gusten o no... pero por dentro estarás realizado.

Supongo que cada uno ya ha elegido hace tiempo qué quiere ser. ¿O eso es algo que no siempre se puede elegir? Antes creía que así era (que cada uno ya ha elegido) pero me he dado cuenta de que no siempre puedes controlarlo todo porque no todo depende de ti incluso cuando hablamos de cosas que tienen que ver contigo. ¿Complicado? Claro que sí, como todo en esta vida. Cambiando un poco una de esas 'Leyes de Murphy': "Si crees que la elección es simple, es porque no lo has entendido bien".

Espero que esta mini-fábula os haya hecho darle un par de vueltas al coco. A este nuevo lobo sí que le ha dado qué pensar.

1 comentario:

Makken Skeyes dijo...

Aquí servidor es un lobo que quiere pasarse al bando de los perros ;)